Pioneros llegados desde Europa a fines del siglo XIX a la Provincia de Última Esperanza, le dieron vida a una floreciente industria basada en la ganadería ovina. Tal desarrollo se vio plasmado en la construcción del Frigorífico Bories en 1915; lugar donde de procesaban y refrigeraban millones de ovejas que se exportaban como carne y lana a los principales mercados europeos. Este complejo industrial funcionó intensamente durante casi siete décadas, generando trabajo y contribuyendo al crecimiento poblacional de la Patagonia; siendo, en gran medida, responsable de la fundación de Puerto Natales en el año 1911. Rescatar y conservar el valor arquitectónico y cultural es una constante que los The Singular hotels busca en cada uno de sus proyectos. Y este es un caso ejemplificador, ya que el frigorífico, de estilo post-victoriano inglés, ha sido recuperado patrimonialmente y declarado por el Gobierno de Chile “Monumento Histórico Nacional” en 1996.

Comenta