En pleno Parque O´Higgins, llama la atención la flora de un sector con centenarios ceibos, jacarandaes, sequoias, peumos y castaños. Ahí se encuentra el llamado Jardín del Tibet, que tiene además una laguna con gansos, patos y los típicos botecitos para pasear. En la isla del centro, robles americanos, ceibos enanos, ciprés calvo y árbol de las tres espinas, terminan por embellecer el lugar. Un sector tranquilo y bien mantenido, ideal para pasar tardes de paseo en familia o pareja.

Comenta