Este comercial fue parte de la campaña publicitaria de la hoy extinta revista blank. Una publicación que marcó tendencia entre 2001 y 2008, y que aún muchos recuerdan.
 
La campaña ganó el premio oro en el festival achap 2007, categoría medios de comunicación. Lo relevante es que fue hecha hace más de 7 años, y hablaba acerca de los prejuicios, tan arraigados en la sociedad chilena. Mucho tiempo después, su mensaje sigue plenamente vigente, como si el tiempo no hubiera pasado. Una joya de la publicidad chilena con un mensaje potente y claro.

Comenta