Todos los inviernos, durante 4 meses o más, los santiaguinos nos vemos viviendo bajo una densa nube de smog, lo que por supuesto genera tremendas implicancias para nuestra calidad de vida. Es cosa de subir a la cordillera, o más fácil, a un edificio, para ver lo realmente serio del problema. Y todos los años, desde tenemos memoria, es lo mismo, por lo que vale preguntarse: ¿se han tomado medidas realmente concretas y efectivas para erradicar el smog de la ciudad de Santiago?

2 comentarios

  1. klapauciosa dijo:

    La contaminación atmosférica se compone diversamente de contaminantes visibles y no visibles. El smog es un tipo visible, que a medida que han pasado los años y desde la implementación de las medidas de descontaminación para la región metropolitana éste sí ha variado en su composición, pero debido al crecimiento demográfico que ha alcanzado en los últimos años es un resultado que en lo visible ha logrado poco, pero en lo sustancial no ha sido tan pequeño el esfuerzo. Sí hay medidas que son tema a diario de las redes sociales y esas son la implementación del transantiago, que inicialmente la idea significaba cambiar la flota de autobuses para restarle responsabilidad de la contaminación de la cuenca, porque la competencia de la descontaminación, al significar pérdidas económicas finalmente no es un propósito bondadoso de cambiar el aire que respiramos, sino que se convierte en una pelea para determinar quien tiene menor responsabilidad, sin hacer ninguna de las partes un mea culpa ni menos una investigación para calcular la fracción de responsabilidad entre los automóviles y la industria, también creciente, para hacer de nuestra ciudad un lugar más agradable donde estar. Hoy, ya nos hemos dado cuenta con la modificación de la ley de calidad de aire para material particulado de 2,5 micrómetros, que la locomoción colectiva incluyendo los automóviles contribuyen de forma no tan significativa en la contaminación, pues, la responsabilidad de la contaminación con partículas de ese tamaño es prácticamente exclusiva responsabilidad de la industria.
    Otra política que existe es la del impuesto específico a los combustibles, cosa con la que concuerdo en la teoría, pero en la práctica es muy dificil de llevar a cabo en un país en vías de desarrollo como el nuestro donde mucha gente que surge depende del combustible para su propio crecimiento. SI bien sería una política que resulta en un país con menos diferencias sociales que nosotros, todavía falta mucho para que los alcancemos y por lo tanto, no se justifica que exista un impuesto tan alto, lo que, de acuerdo a la lógica que explico, debería ‘aumentar la contaminación’, cosa que tampoco es tan cierta, debido a que la restricción vehicular se aplica a automóviles sin filtros, es decir, sin convertidor catalítico, cuyo número cada vez es más pequeño, haciendo su porcentaje de incidencia prácticamente insignificante al lado de todos aquellos automóviles que sí tienen convertidor catalítico cuya duración es de 3 años, y no lo han cambiado, trayendo exactamente las mismas consecuencias que no tenerlo.
    Una verdadera medida de descontaminación sería incluir en los dígitos de restricción a los automóviles con convertidor catalítico, para, como mencioné un poco más arriba, restarle la responsabilidad de la contaminación excesiva a los medios de transportes público y particular y centrarse en aplicar mejores políticas para regular las emisiones industriales, que hoy por hoy se encuentra bastante difusa, sobretodo que, cuando estamos en sistemas de alta presión, la contaminación se acumula para todos de igual forma, trayendo consecuencias de salud para los más vulnerables.

  2. Felipe dijo:

    Yo haría 2 tipos de medidas, unas de corto plazo y facil de implementar y otras de largo plazo y más complejas.
    En el primer grupo implementaría un plan de fiscalización intensiva a las emisiones de autos y buses , hay mucho auto que tiene los convertidores vencidos, la gente cree que son eternos, respecto a las micros no están teniendo mantención adecuada.La idea que 24/7 hayan fiscalizadores en las calles.
    En segundo lugar dentro del primer grupo obligaría a reducir la altura de nuevos edificios residenciales que en comunas como San Joaquin ,San Miguel ,Maipú ,etc la altura no sobrepase los 10 pisos y en las azoteas obligaría a que hayan techos “verdes” y cada cierta cantidad de edificios hayan filtros de aires grandes, ello no acabaría con el smog pero creo que 1000 filtros o más en algo ayudarían.
    Forestación masiva ,la autopista central en su pasó por el centro la cubriría y arriba haría un parque con arboles perennes de manera que tenga hojas que absorvan el co2 en invierno, tambien forestaría cerros de chena, renca y aledaños a Santiago.
    Obligar que en forma gradual se llegue al 100% de buses electricos o trolebuses y buses hibridos en las rutas troncales del transantiago.
    Dentro de las medidas a largo plazo: Un plan para descentralizar Chile de manera que gente salga de Santiago y bajar los indices de emigración región-santiago y en regiones crear polos industriales con beneficios tributarios para empresas salgan de Santiago. Que en regiones el estado construya viviendas sociales de alta calidad para que la gente se sienta comoda y no desee irse a Santiago, crear mecanismos de incentivo para que la gente acceda a un automovil electrico y para que opte por usar el transporte público.
    Y lo más importante sacar tanto las Termoelectrica Renca y Nueva Renca como la fundición Caletones , las centrales de Renca están ubicadas casi en el corazón mismo de Santiago , se podrían instalar en Chañaral ,donde los efectos de la termoelectrica no se notarían gracias a vientos marinos y a que es una zona cuyos suelos estan saturados de residuos minerales por loque no se notaría el humo que allí es casi inofensivo en tanto la Fundición de Caletones está en la precordillera de Rancagua y el viento lleva casi en su totalidad el humo a Santiago , me atrevo a decir que casi todo el smog de stgo es de renca y caletones.

Comenta