Esta casa, proyectada en los años 60 por el arquitecto Alberto Moreira, en la comuna de Ñuñoa fue un verdadero hallazgo para Pablo y Catalina. Los muros de piedra, el piso de parquet, las buenas terminaciones y el maravilloso jardín fueron algunas de las razones que los convencieron para comprarla. La cocina se amplió y se le agregó un family room. Lo demás fue llegar y poner muebles, accesorios, colecciones de cuadros y libros que se lucen como nunca antes en este espacio de techos altos y niveles interesantes. Pueden conocer el trabajo de Pablo en www.pabloerrazuriz.cl
 
Este Contenido es una colaboración entre Closer TV y Depto 51

Quizás también te interese ver

Comenta